martes, 20 de septiembre de 2011

La apertura es una etapa importantísima del ajedrez. Las tres etapas lo son pero ésta, por ser la forma en que se comienza la partida no debe descuidarse. La apertura nos dirá como se desenvolverá el resto de la partida.

Para jugar bien las aperturas debemos primero conocer sus reglas generales antes de memorizar la mayoría de las aperturas.

Se puede y se debe aprender de memoria un gran número de aperturas pero debemos estar conscientes de que son prácticamente infinitas, por lo tanto no podemos pretender memorizar todas las variantes.

Por eso se presentan aquí sus reglas generales para saber cómo guiarnos cuando en la práctica nos toca jugar alguna que no dominemos.

He colocado aquí 10 reglas principales. Primero las nombro y después las explico.



Reglas de Aperturas
1.  Dominio del Centro.
2.  Rápido y Eficaz desarrollo de Piezas.
3.  Resguardo del Rey propio.
4.  Evitar perder espacios.
5.  Evitar perder tiempos.
6.  Comienzo de un plan estratégico y táctico.
7.   Cálculo.
8.   Lentitud.

1.  Dominio del Centro: El 99 % de las aperturas tienen por objetivo el dominio del Centro, o por lo menos neutralizarlo. Esto se explica porque, para que un ataque tenga éxito se requiere del dominio del centro y si nos tocara defendernos, la defensa es más eficaz si se domina el centro.

En el ejemplo n° 1 se muestran las cuatro casillas centrales a dominar.

Para dominar el centro se debe ocupar el mismo con peones:

Es lógico que ambos bandos intenten dominar el centro, por lo que, en una partida bien llevada lo que se consigue es un centro neutro, ninguno de los bandos lo domina.

2.  Rápido y Eficaz desarrollo de Piezas: En Ajedrez es importantísimo la rapidez en el desarrollo de las piezas; y con rapidez no me refiero al tiempo en minutos empleado sino a que tus piezas fuertes puedan situarse en sus mejores casillas en el menor número de jugadas.

Acá puede verse como las piezas blancas han desarrollado mejor sus piezas fuertes que las negras porque las han colocado en buenas casillas y lo han hecho rápidamente, no han perdido tiempo haciendo tantas jugadas de peones. En cambio las negras solo han jugado peones. Este desarrollo debe hacerse sin descuidar el dominio del centro.

3.  Resguardo del Rey propio: El enroque protege de manera muy buena al Rey y la configuración de los tres peones frente al Rey enrocado es la más segura.

4.  Evitar perder espacio:
Se debe tratar, en lo medida de lo posible, de no hacer jugadas que restrinjan el movimiento de nuestras mismas piezas de manera que no se entorpezcan. Igualmente se debe evitar que el enemigo coloque, en las primeras jugadas peones o piezas avanzadas que impidan el libre desenvolvimiento de las piezas propias.

Acá se evidencia la falta de espacio de las negras: los caballos no pueden ubicarse en sus mejores casillas, los alfiles no tienen libertad de salir y Rey momentáneamente no puede ejecutar el enroque y las torres tienen pocas casillas para jugar.

5.  Evitar perder tiempos: Retroceder jugadas:
No es recomendable mover una pieza y en la siguiente jugada retrocederla (a menos que esté siendo atacada) ya que mientras lo hacemos el enemigo hará su jugada de desarrollo y se adelantará con una mejor posición.

6.  Comienzo de un plan estratégico y/o táctico:
Una vez logrados los pasos anteriores debemos detenernos un ratico a echarle un ojito a la posición para detectar debilidades. A eso se le llama “evaluar la posición”. De acuerdo a las conclusiones a que lleguemos es que podemos trazar un plan, no importa si el plan es sencillo.

Les presento un ejemplo de plan simple, que aunque no pertenece a las aperturas les dará una idea de cómo se traza un plan sencillo.

Acá primero me detuve a pensar en las ventajas y desventajas de esta posición. Yo llevaba las blancas.

Para empezar se observa que el tanto el caballo como el alfil están lejos de los peones y del rey pero el alfil en una sola jugada puede trasladarse a lo largo del tablero, en cambio al caballo le costará varias jugadas.

Se me ocurrió que si sacrifico el Alfil y lo cambio por los dos peones negros podría obtener que mis peones  coronaran en pocas jugadas. Y eso fue lo que hice. El plan resultó ganador.

Les coloco otro un ejemplo, esta fue una de mis partidas donde encontré una debilidad y ejecuté un sencillito plan que me dio la victoria:

Después que neutralicé el centro, desarrollé mis piezas e hice el enroque se llegó a la posición 1. Las siguientes son las cinco jugadas que se realizaron para ejecutar el plan.

Pero partamos de la posición 1. Me detuve a evaluar la posición  y después de un ratico encontré que la dama negra está “sobrecargada”, es decir, defiende a la vez a dos piezas, a los peones que están en los círculos rojos, ¿lo ven?

Se me ocurrió que si amenazo a esos peones con mis caballos podría ganar alguno de ellos. Si no lo lograba podría obtener quizás otra ganancia o quien sabe que cosa puede aparecer. Lo que ocurrió es lo que ven en los otros cinco tableros, el negro al defender uno de los peones dejó libre el camino a mi alfil que tomó la torre enemiga, ventaja mas que suficiente para ganar el juego.

Pero en ajedrez ¿a que se le llama estrategia? ¿y que es la táctica?

La estrategia es un plan. La táctica es una jugada o secuencia de jugadas que a simple vista no son evidentes pero que si acostumbramos la mente con ejercicios de táctica las encontramos muy rapidamente.

Esos ejercicios de táctica se consiguen por miles en internet.

¿Qué pasa si no encontramos debilidades y no se nos ocurre un plan? En ese caso tratemos de mejorar la ubicación de nuestras piezas hasta que encontremos una idea.

7.   Cálculo:
El ajedrez es un juego para pensar y calcular, debemos calcular nuestras jugadas y las jugadas del contrario. Nuevamente los remito a los ejercicios de cálculo de jugadas tácticas, que todo ajedrecista debe realizar diariamente.

8.   Lentitud: Este lo dejé de último para hacer un énfasis en el, ya que muchísimos jugadores, incluso los mas fuertes, se descuidan en esta parte.

Es sumamente importante jugar la apertura con calma, hay muchas jugadas que no son evidentes y si no jugamos previendo la siguiente jugada del contrario y analizando bien las variantes podemos cometer errores que después son muy difíciles de superar.

En esta etapa si me refiero a lentitud en cuanto al tiempo, es decir, lo que quiero transmitir es la idea de no apresurarse en hacer una jugada que no se haya pensado. Meter la pata en esta etapa significa tener que fajarse laboriosamente para enmendar el error cometido.

Bueno mis hermanos esto es todo por ahora.

Acuérdense de rezar todos los días.

Chao, los quiero mucho.